El Foro Militar de Venezuela

Industria militar Rusa

Página 8 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Industria militar Rusa

Mensaje por Sgt.Elias el Miér 6 Jun - 13:38

Rusia puede instalar propulsores anaeróbicos en submarinos convencionales en el futuro
Víctor Chirkov

Víctor Chirkov
© RIA Novosti. Igor Zarembo
20:39 06/06/2012
Moscú, 6 de junio, RIA Novosti.

La instalación de propulsores anaeróbicos en futuros submarinos no nucleares mejorará aún más sus principales características como la baja detectabilidad y bajo fondo acústico, declaró hoy el Comandante de la Marina de Guerra rusa, vicealmirante Víctor Chirkov.

"Los propulsores anaeróbicos son el imperativo de la época porque permiten mejorar aún más las principales características de los futuros submarinos no nucleares", dijo Chirkov citado por un portavoz de la Marina rusa.

El vicealmirante escuchó ayer los informes de especialistas de las oficinas de diseño Rubín y Malajit, en San Petersburgo, dedicados al desarrollo de propulsores anaeróbicos.

Según comentó Chirkov, los proyectos de propulsores presentados por las dos oficinas no tienen análogos en el mundo. Además, no requieren la compra de componentes en el extranjero.

El propulsor anaeróbico que está creando Rusia puede usar el combustible diesel y permitirá prescindir de complicada infraestructura costera. El propulsor no tiene ningunas piezas móviles y es otra de sus ventajas en el plano acústico.

poco a poco... ahi va...
avatar
Sgt.Elias
Cabo Segundo

Cantidad de envíos : 2294
Fecha de inscripción : 17/02/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Industria militar Rusa

Mensaje por -Clark- el Mar 5 Ago - 17:04

China y Rusia, dos nuevos proveedores militares de la región



Nuevos actores se suman a la escena de la Defensa en América Latina. Ya sea por afinidad ideológica o por afinidad política, se abren oportunidades para aquellos proveedores que no solo disponen de mejores ofertas, sino que incluyen paquetes de transferencia tecnológica. Escribe Andrei Serbin Pont / Especial para DEF



En años recientes, se ha marcado una nueva tendencia en el mercado regional de defensa, con el fortalecimiento de algunos países de la región como proveedores de material bélico y el ingreso con fuerza de proveedores como Rusia y China, que históricamente habían tenido una inserción limitada en este mercado. Se puede atribuir una serie de factores a este cambio en la dinámica del mercado regional, destacándose un nuevo contexto político-ideológico en la región, la búsqueda de proveedores alternativos y el cambio de percepción sobre Rusia y China y el material bélico que pueden suministrar.

Con la llegada del difunto Hugo Chávez a la presidencia, Venezuela vio su capacidad para adquirir equipamientos occidentales limitada por razones externas, como el veto impuesto por los EE. UU., así como un interés por parte del Poder Ejecutivo venezolano de desprenderse de la dependencia tecnológica de  países con los que tendría confrontaciones en el ámbito político e ideológico como Estados Unidos e Israel. Rusia fue el gran beneficiario de este cambio en la política venezolana para la adquisición de equipamientos, al lograr concretar una serie de contratos para proveer a Venezuela de sistemas de armas de todo tipo. Inicialmente, Rusia buscó la venta de aeronaves Mig-29M2 y Mig-29UB, dado que Venezuela ya buscaba alternativas a sus F-16 de fabricación norteamericana cuya modernización se había visto restringida tanto por el veto de EE. UU. como por la negativa de Israel de realizar la modernización acordada. Las aeronaves fueron probadas en Venezuela, pero los resultados no fueron satisfactorios, razón por la cual se empezaron a ver alternativas, entre ellas el Su-30MK2 Flanker G, que fue finalmente elegido y permitió la sustitución no de los F-16 sino de los Mirage 50 EV/DV, que ya mostraban señales de fatiga y necesitaban ser reemplazados. La incorporación del Su-30MK2 por parte de la Aviación Militar Bolivariana de Venezuela (AMBV) marcó un antes y un después en la región, ya que permitió la incorporación de tecnología de punta como misiles BVR (Beyond Visual Range), una amplia gama de armas de ataque terrestre, antibuque y antirradiación, así como modernos sistemas de guerra electrónica, todo enmarcado en el único caza pesado y aeronave de superioridad aérea en la región.

Venezuela también procedió con la incorporación de helicópteros medianos Mi-17, helicópteros pesados Mi-26 y helicópteros de asalto Mi-35, aumentando de manera significativa su flota de ala rotatoria. También firmó con Rusia la compra de 100.000 rifles de asalto AK-103 para sustituir los FAL, contrato que incluyó la construcción y puesta en marcha de una fábrica de estos rifles de asalto y sus respectivas municiones, aunque estas todavía no han entrado en producción. Finalmente, otra compra a destacarse, y que también marcó un antes y un después en la región, fue la incorporación de avanzados sistemas de defensa antiaérea compuestos por Igla-S, Zu-23 ZOM-1-4, Pechora S-125 M2, BUK-2M y S-300, que dotaron a Venezuela de un sistema integral de defensa aérea capaz de abatir blancos a corta, mediana y larga distancia, capacidades que siguen siendo inigualables en América Latina.

Sin embargo, Venezuela no es el único país que abrió sus puertas a los productos rusos. Perú ya había incorporado buenas cantidades de material soviético, destacándose la adquisición de aviones Mig-29 y Su-25 en los años 90 a Bielorrusia, así como compras de armamento a países de la órbita soviética, e incluso algunas compras a la Unión Soviética previas a su colapso. Pero el contexto de estas compras no fue el mejor, ya que muchas no se realizaron directamente con los fabricantes, lo que implicó serios problemas logísticos a futuro. Esto no solo tuvo un impacto negativo en las capacidades operativas de las Fuerzas Armadas de Perú, sino también en la percepción de calidad de los productos y su soporte técnico. En años recientes, Perú ha logrado reestablecer lazos con empresas rusas para recuperar sistemas como los Mig-29 y la familia de helicópteros Mi-8/17 y Mi-24/35, e incluso realizando nuevas compras para complementar estos sistemas preexistentes.

En la región, uno de los productos más exitosos ha sido la familia de helicópteros rusos Mi-8/17, que en los últimos años han sido vendidos aparte de a Venezuela, a Argentina –en su versión Mi-171E para funciones de búsqueda y rescate y que sirven como respaldo logístico para la campaña antártica–, Colombia, Ecuador y Perú. A esta lista le debemos sumar la compra por parte de la Fuerza Aérea de Brasil de helicópteros de combate Mi-35M en una versión aparentemente igual a la de Venezuela. Otro producto exitoso en la región han sido los sistemas de defensa antiaérea; Brasil en este aspecto incorporó Igla-S, y más recientemente firmó un contrato de más de mil millones de dólares para la adopción del sistema de defensa antiaérea Pantsir S1, con la respectiva transferencia de tecnología para la producción de elementos claves en territorio brasileño.

Con vistas a incrementar la presencia del sector de defesa ruso en Argentina, el Presidente ruso Vladimir Putin, discutió proyectos con la Presidente Cristina Fernández de Kirchner, que incluirían la venta de helicópteros y aviones de transporte, así como la posibilidad de construir centros del Sistema GLONASS(contra parte rusa al GPS) en Argentina

Luego de las ventas de material ruso a Venezuela, China se hizo su lugar en ese mercado con la venta de aviones de entrenamiento K-8, los cuales han sido muy exitosos en la AMBV, y de los que se espera que se entregue un segundo lote junto a nuevos entrenadores avanzados L-15. Después de la venta de los K-8, Venezuela firmó un contrato para la adquisición de ocho aviones de transporte mediano Y-8 para complementar las tareas de los C-130HV. A su vez, la Infantería de Marina será dotada próximamente de una serie de vehículos blindados y artillería también de procedencia china. Inicialmente, el interés de la Infantería de Marina era de incorporar sistemas rusos similares a los adquiridos por el Ejercito Bolivariano, pero la oferta china se supo perfilar de forma de asegurarse el contrato ofreciendo sistemas modernos y productos que se adaptan perfectamente a los requerimientos de la IM. También en el marco de la Armada Bolivariana, se espera que en el corto o mediano plazo se concrete la entrega de helicópteros Z-9, que llegarán en dos versiones, una naval y la otra artillada.

Bolivia, prácticamente a la misma vez que Venezuela, compró seis aeronaves de entrenamiento K-8, las cuales son usadas tanto en tareas de entrenamiento como de ataque terrestre ligero e interdicción de aeronaves sospechadas de estar vinculadas al narcotráfico. También ha adquirido helicópteros Z-9, cuya entrega ya se inició.

En Argentina, se firmó un contrato para la producción de helicópteros de diseño chino en FADEA (Fabrica Argentina de Aviones Brigadier San Martín), los CZ-11, siendo el primer prototipo ensamblado y probado en 2012 y, según la fábrica, la producción se iniciaría en 2014, aunque varias fuentes indican de que no se avanzó en las negociaciones con el fabricante chino CATIC, lo que pondría fin al proyecto de producción en Argentina. Argentina también incorporó un pequeño lote de vehículos blindados chinos WMZ551 para ser utilizados en misiones de paz.

China posicionó sus radares con mucho éxito en Venezuela, lo que le ha permitido a este país crear una red de alerta temprana basada en tierra con una amplia cobertura. Lamentablemente, la adquisición de radares JYL-1 por parte de Ecuador no tuvo el mismo éxito, y al poco tiempo el contrato fue anulado por Ecuador por problemas técnicos y de soporte. Recientemente, China le ofreció radares a Bolivia, compitiendo con una oferta de la compañía francesa Thales, y el resultado de dichas propuestas resultará muy interesante, al ser una competencia de China frente a un tradicional proveedor en la región. Por último, se debe destacar que China ha realizado ofertas a Venezuela y a Argentina para la remotorización de algunas de sus plataformas navales de superficie, específicamente las Lupo en Venezuela y las Meko en Argentina, pero no han prosperado por el momento.

Volviendo a los elementos que han permitido la inserción de las industrias de defensa rusas y chinas, la búsqueda de proveedores alternativos ha jugado un importante rol en la apertura de este mercado. Se ha dado en parte por los elementos ideológicos previamente mencionados, pero también como resultado de que en muchos casos los productos occidentales ofrecidos a la región no se adaptan a los requerimientos operativos de las fuerzas armadas en Sudamérica. Esto ha sido algo que también han aprovechado proveedores regionales, como es el caso de Embraer y los Tucano/Super Tucano. Los chinos y rusos han visto que ellos pueden ofrecer equipos que en muchos casos se adaptan de mejor manera a los requerimientos regionales, o equipos a costos inferiores a los ofrecidos por proveedores occidentales.

El último punto, la percepción de la calidad de los productos y el servicio posventa, ha influido en la inserción de estos países en el mercado regional, pero su impacto será mejor apreciado en el mediano y largo plazo. Rusia busca quebrar su reputación ganada durante la era soviética, cuando ofrecía productos de bajo costo pero a su vez de reducida calidad. Hoy en día, muchos de sus productos están en capacidad de competir con sus adversarios occidentales en términos de calidad, aunque las críticas a sus servicios posventa siguen estando presentes. Esto último se ejemplifica en el caso venezolano, donde se han presentado problemas con el apoyo logístico de los Su-30, que también se pueden atribuir a los paquetes de apoyo logísticos inicialmente contratados, y no solo a fallas por parte del proveedor. Por otro lado, los helicópteros Mi-35 de Venezuela han presentado problemas que dejaron la flota en tierra, y han obligado a Venezuela a invertir en su reparación, dejando dudas sobre si no tendría que ser un costo asumido por el fabricante, ya que las fallas que se presentan se basan en problemas de diseño.

En el caso chino, se están destacando por ofrecer mucha flexibilidad para adaptar los productos a los requerimientos específicos de sus compradores, y a la vez ofrecer excelentes servicios posventa, lo que les puede asegurar un importante lugar en el mercado regional en un futuro no muy lejano. En el caso de los K-8 de fabricación china, han tenido varios accidentes desde que son operados por Venezuela, aunque las causas han sido atribuidas a errores humanos y no a desperfectos técnicos. A su vez, frecuentemente se escuchan elogios por parte de personal de la AMBV sobre lo bueno del servicio posventa chino. Esto también se ve reflejado en la compra de sistemas terrestres, donde la Infantería de Marina venezolana optó por medios chinos en vez de medios rusos, como los adquiridos por el Ejercito después de ver que no solo estaban ofreciendo sistemas más avanzados y mejor adaptados a los propios requerimientos, sino que también el paquete posventa era mucho más completo.

A pesar de todo esto, los proveedores tradicionales de equipamientos en la región siguen estando presentes. Estados Unidos, Israel, Francia, Inglaterra, Brasil, Holanda, Alemania e Italia continúan siendo la primera opción de muchos países a la hora de adquirir nuevos sistemas para sus fuerzas armadas, ya sea por la confianza inspirada en experiencias pasadas con estos proveedores, razones de compatibilidad con sistemas ya adquiridos o por las ofertas de equipamientos de avanzado desarrollo tecnológico. De lo que podemos estar seguros es de que el mercado regional de defensa se está abriendo rápidamente, lo cual forzará a todos los países productores a mejorar sus propuestas si es que quieren mantenerse en este mercado. A su vez, dependerá de los países de la región definir cuál es la prioridad, si aprovechar la coyuntura actual del mercado con su amplia oferta de productos de los viejos y nuevos proveedores, o favorecer los desarrollos autóctonos que a largo plazo pueden ofrecer mayores ventajas. En este último punto, hay que destacar otra oportunidad tanto para proveedores nuevos como tradicionales, que son contratos que incluyan transferencia de tecnología. El proyecto FX-2 y los Pantsir en Brasil, los CZ-11 en Argentina y la fábrica de Kalashnikovs en Venezuela, entre otros, son ejemplos en los que los proveedores están pasando de ser simples proveedores de material bélico a exportadores de tecnología necesaria para el futuro desarrollo de la industria en la región. Es por ello que lo más probable es que en los años por venir muchos de los contratos de ventas en la región sean dominados por aquellos proveedores que no solo disponen de mejores ofertas en cuanto al material provisto, sino que también incluyan paquetes de transferencia tecnológica.

Fuente: http://www.defonline.com.ar/?p=31627
avatar
-Clark-
Sargento Mayor de Tercera

Cantidad de envíos : 5888
Fecha de inscripción : 23/12/2012
Localización : ninguna

Volver arriba Ir abajo

Re: Industria militar Rusa

Mensaje por Gerardo el Dom 10 Sep - 13:58

avatar
Gerardo
Admin

Cantidad de envíos : 21733
Fecha de inscripción : 09/04/2009
Edad : 38
Localización : Barquisimeto

http://www.gerardopinero.com.ve

Volver arriba Ir abajo

Re: Industria militar Rusa

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 8 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.